21 August, 2017
Worteurope , zámak,LIFE+ GREENZO

Óxido de zinc a partir de residuos de inyección de zámak

La valorización de los residuos procedentes del proceso de inyección de zámak mediante una planta piloto compacta de plasma permitirá obtener óxido de zinc de primera calidad, que se va a utilizar en diversas aplicaciones industriales enbtre las que se cuentan las de electrónica y optoelectrónica.

La generación de óxido de zinc (ZnO) a partir de la valorización de residuos de inyección de zámak, según estimaciones realizadas para el proyecto LIFE+ GREENZO, podría reducir hasta en 425.000 t/año los residuos generados en Europa por éste proceso, reduciendo los costes asociados a la gestión de residuos.

El zámak, una aleación compuesta principalmente de zinc (Zn), aluminio (Al), magnesio (Mg) y cobre (Cu) se utiliza para la fabricación de piezas moldeadas por inyección en muy diversos productos y sectores industriales. Las rugosidades e imperfecciones propias de las piezas inyectadas de zámak son corregidas mediante pulido antes de someterlas a acabados finales de electrodeposición y/o pintado.

De este proceso se genera una gran variedad de residuos, algunos de los cuales se gestionan como residuo no peligroso para su valorización material en lingotes de zámak de 2ª, en el caso de las escorias de fundición, virutas y piezas defectuosas mientras otros llamados lodos de vibrado, se gestionan como residuo peligroso para su posterior depósito en vertederos de seguridad.

Según la International Zinc Association 2014 (Asociación Internacional del Zinc), en la actualidad se produce 1’2 millones de toneladas anuales de ZnO. De éste, el 75% se obtiene de métodos de obtención primarios (explotación minera) y solo un 25% de métodos secundarios (reciclado).

A pesar de que el reciclaje va en aumento y de las múltiples acciones de investigación para la revalorización de residuos metálicos, no existe en el mercado ningún proceso industrial que permita la obtención de ZnO de 1ª calidad a partir de residuos metálicos no férreos. Es por este motivo que en el marco de LIFE+ GREENZO se esta desarrollando una planta piloto que utilizará la tecnología de arco de plasma para la recuperación de estos residuos en forma de óxido de zinc (ZnO) y estará situada en las instalaciones de la alicantina Worteurope. Según Hazael Seguí, técnico responsable de Worteurope, “el óxido de zinc ZnO tiene múltiples nichos de aplicación”.Worteurope , zámak,LIFE+ GREENZOLas aplicaciones más importantes incluyen caucho, cerámica, hormigón, plástico y linóleo, pigmentos y recubrimientos, cosméticos, medicinal y dental, catalizadores, desulfuración, varistores, fertilizantes, pienso de animales y suplementos dietéticos, así como síntesis de productos químicos. Por otra parte las características ópticas o eléctricas específicas de este semiconductor también ofrecen interesantes posibilidades y abren un importante nicho en una serie de aplicaciones emergentes en las áreas de la electrónica y de la optoelectrónica. Entre ellas en LED, celdas solares, sensores y actuadores, en espintrónica, en pantallas de cristal líquido (LCD), o en tejidos.

Este proyecto se desarrollará a lo largo de 3 años y cuenta con la financiación  de la Comisión Europea a través de LIFE13 ENV/ES/000173. Está coordinado por AIJU, Instituto Tecnológico del producto infantil y ocio y participado por el centro de investigación ITQ-CSIC  (Instituto de Tecnología Química de la UPV-Consejo Superior de Investigaciones Científicas)   y las empresas Worteurope y CAUCHOS KAREY.

 

 

Newsletter Gratuito/Free